Una inversión alternativa y segura en tiempos de inseguridad

Participaciones en instalaciones solares sobre cubiertas alquiladas

Solariza lanza un producto que ofrece una atractiva rentabilidad a largo plazo para inversores

Con la actual volatilidad en los mercados financieros, es difícil encontrar una inversión con buena rentabilidad y con un riesgo asumible. El producto de Solariza ofrece una
rentabilidad superior al 10% a largo plazo con un riesgo comparable al de los depósitos bancarios. Concretamente, se trata de plantas fotovoltaicas sobre cubiertas industriales alquiladas. Solariza diseña, instala y opera la planta, ocupándose de garantizar su máximo rendimiento durante toda la vida útil. La empresa ofrece participaciones a partir de 30.000 euros a inversores interesados que reciben su parte proporcional de los beneficios de la venta de la energía a la red eléctrica. Con una producción anual muy previsible, y la venta y la tarifa garantizados por ley, no sorprende que la iniciativa haya sido muy bien recibida en el mercado. Además es una inversión sostenible, ya que cada kWh generado evita la generación del equivalente con centrales contaminantes.

La iniciativa de Solariza para rentabilizar la energía solar es, como indica su coDirector Sr. Detlef Scholz, “una inversión alternativa que cada inversor tendrá que considerar para incluir en su portfolio. En muchos países de nuestro entorno, como Alemania, Japón o Estados Unidos, miles de personas han descubierto esta rentable forma de participar en el cambio necesario hacia un modelo energético más seguro y sostenible”.

Además por la madurez de la tecnología, la simplicidad de las instalaciones y la seguridad que da el marco legislativo, una inversión de este tipo se puede considerar una inversión defensiva con alta rentabilidad, una alternativa muy buscada en estos tiempos de turbulencias.

EL SECTOR Y TENDENCIA.

El año pasado el mercado que gira en torno al mundo fotovoltaico creció en España por encima del mercado alemán (hasta ahora el mercado más grande del mundo), pero con un enfoque casi exclusivo a instalaciones en el suelo, contrariamente a otros mercados. Con el nuevo real decreto de Septiembre del 2008, el Gobierno ha decidido delimitar las futuras instalaciones sobre terreno (también llamadas huertos solares) y potenciar y dar más protagonismo a las instalaciones fotovoltaicas integradas en cubiertas industriales.

Según el co-Director de Solariza, Sr. Matthieu van Haperen, “tiene sentido este cambio y marca un antes y un después en este sector. Con estos cambios el Gobierno encarrila otra vez el sector hacia un modelo más sostenible donde se genera la energía cerca del punto de consumo, por ejemplo, en cubiertas de polígonos industriales nuevos, grandes superficies y aparcamientos”. Existen ya acreditadas evidencias del éxito de este modelo de negocio: la factoría Opel de Zaragoza ya tiene la planta
solar sobre cubierta más grande del mundo y los supermercados Condis y Lidl apuestan por esta tecnología para abastecer de energía sus establecimientos.

SOLARIZA ENERGÍA

SOLARIZA, que actúa como el promotor de la planta solar, es una prestigiosa compañía del sector de la energía fotovoltaica y especialista en instalaciones integradas en cubiertas y conectadas a la red eléctrica. La compañía posee una destacada experiencia previa, como por ejemplo 340 kWp en La Roca del Vallès, 110 kWp en Pineda de Mar, 73 kWp en La Llagosta, etc. Sus servicios incluyen todo lo relacionado con un proyecto llave en mano, desde la tramitación de las licencias,pasando por el diseño y el montaje, hasta su debida legalización final. Entre sus puntos claves destaca su independencia de cualquier fabricante para garantizar el diseño óptimo de cada instalación, con un enfoque a la máxima rentabilidad.

ALQUILER DE CUBIERTAS

Debido al éxito de las participaciones solares, SOLARIZA está activamente buscando nuevas cubiertas a partir de 7.500 m2 para sus promociones. Según comenta el Sr. Esteban Folquer, Responsable de Ventas de Solariza Energía, “esta opción ofrece una remuneración adicional de un espacio improductivo hasta ahora, aumenta el valor de la nave, mejora la climatización interna de esta y además da a la empresa una imagen de compromiso con la sostenibilidad sin ninguna inversión por parte del propietario”.
Evidentemente, cualquier propietario de una nave de más de 1000 m2, también puede hacer él mismo la inversión, beneficiándose así de la rentabilidad y todas las ventajas que ofrece esta tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *